30
Ene

El potencial del Coaching con Caballos

El fin de semana pasado, y continuando con nuestra Certificación Internacional en Coaching con Caballos impartida por Equilibri, asistimos a sesiones reales de Coaching y fuimos participantes en primera persona de una de ellas.

Primero de todo agradecer a Talia Soldevila y a Sergio Vidal (una vez más) su increíble experiencia y sabiduría y su excelente capacidad de formar. Añadir a ello la gran generosidad y profesionalidad que tuvo Talia que, estando enferma, aguantó estoicamente sesión tras sesión su papel de Coach bajo la lluvia, el viento y el frío. L@s que ejercemos como Coach sabemos lo que desgasta una sesión, imaginad lo que supone para un@ coach 5 o 6 sesiones cada día, estando enferma y con un mal tiempo de coj… Así que…”Chapeau Talia!!”

Durante todo el fin de semana, sesión tras sesión, hora tras hora, se fue evidenciando cada vez más el potencial y la efectividad que supone realizar los procesos de Coaching acompañado por caballos.

Al principio hay que decir que sorprenden según qué cosas acontecen, cómo reaccionan los caballos, cómo reaccionan los clientes, las tomas de consciencia o ver las sombras desdibujadas en nuestro inconsciente que afloran y toman toda su forma manifestándose en una increíble y vivencial obra de teatro que acontece ante los ojos del cliente.

Ver como el cliente verbaliza una situación, un acontecimiento o una necesidad y de repente se escenifica lo verbalizado ante sus ojos antes de que pase un segundo es realmente increíble. No olvidemos que el caballo no entiende nuestro lenguaje verbal, pero sí es increíblemente sensible a nuestras manifestaciones corporales, emotivas y energéticas.

No tiene precio (en cuanto a lo que le aportan al cliente los caballos dentro de una sesión de un proceso de Coaching) el asistir al goteo de incorporaciones, desapariciones e interacciones de los caballos  y siempre coincidiendo con tomas de consciencia, demandas, resentimientos, dudas, luchas, conflictos internos, manifestaciones sobre la realidad del cliente, etc.

sesion_oscar_2

Queremos exponer algunos ejemplos para transmitir lo que vivimos durante este fin de semana. He escogido tres por lo relevantes e impactantes que fueron para mí (Óscar). En todas las sesiones hubo interacciones dignas de mención, me perdonareis el resto de compañeras (si leéis estas líneas) por no mencionar las vuestras ya que el artículo sería excesivamente largo.

El primero de ellos, y lo comento por la rapidez de reacción de los caballos a lo que transmitía el cliente, fue la sesión de una compañera de certificación en la que cada verbalización suya se veía manifestada con una interacción directamente relacionada con lo expuesto. Estando varios caballos en pista, sólo uno era el más cercano a ella y el que más interactuaba. Si ella verbalizaba la necesidad de espacio, al milisegundo se acercaba uno de los otros caballos y el que estaba a su lado (siempre el mismo) echaba al “intruso”. Si ella verbalizaba necesidad de atención el caballo se acercaba, la olisqueaba y le mostraba su cariño y al momento se iba y se volvía a colocar a la misma distancia a la que estaba, no más de dos metros, y así prácticamente toda la sesión.

En otra de las sesiones participaron todos los caballos menos uno, Tsaheylu  un Appaloosa precioso y muy especial del que estoy enamorado y que intervino en mi sesión junto a un pony pinto…Apache . Todos fueron identificados con miembros de la familia de la compañera de certificación que hacía de cliente y todos actuaban según el rol identificado así como en sus comportamientos. Uno de ellos, el pony más pequeño era con el que se identificaba la compañera y justo en un momento en el que ella empezó a tomar consciencia de que ella había tomado un rol que no le correspondía y que estaba intercambiado con uno de sus hermanos (por edad), el pony desapareció de la pista y no se le volvió a ver. Curiosamente el caballo con el que asoció a ese hermano, fue el que continuamente interactuaba con ella y el que finalmente dio un vuelco al proceso. En el justo momento en el que ella hablaba de ese intercambio de roles, el caballo que estaba de cara a ella se le giro y le dio el culo (expresión de desagrado), en ese momento una imagen enternecedora se manifestó y fue ver a la compañera cogiendo (casi de un modo inconsciente) parte de la cola del caballo como si fuera la niña pequeña que le pide a su hermano mayor que le coja la mano y ella iba verbalizando que realmente ese era su sitio.

Y cierro el capítulo de menciones a interacciones durante las sesiones  con uno que a tod@s nos hizo poner caras de todo tipo, sorpresa, admiración, “pero qué está pasando??!!”, risas… y que fue una sesión por llamarlo de alguna manera atípica pero no por ello carente de efectividad. Pondré un poco de escenario para enriquecer el momento: Toda la manada fuera de la pista excepto dos caballos que sí estaban en ella, a unos 8-10 metros de esos dos caballos Talia y la compañera de de certificación en plena sesión. En un momento dado la compañera  manifestó que en algunos momentos de su vida cuando aparecía algún tipo de compromiso (fuera en el área que fuera) ella “como que se apartaba” y… justo acabar la última sílaba los caballos de dentro de la pista salieron huyendo con una energía increíble , se unieron al resto de caballos que estaban la mar de tranquilos y todos empezaron a bajar al galope y coceando colina abajo hasta un pequeño prado, y allí se quedaron toda la sesión a unos 75 metros de la pista con una tranquilidad pasmosa, y…lo más sorprendente es que no se pusieron a pastar o a dormitar que es en lo que emplean los caballos la mayoría de su tiempo, se pusieron de cara a la pista, estuvieron atentos y mirando a Talia y a la compañera y siguieron interactuando con la sesión. Sinceramente, cuando veo las fotos de ese momento no dejo de sorprenderme de la increíble sensibilidad emocional y energética que tienen los caballos.

Cuento todo esto porque realmente siento y pienso que los caballos son un potencial acompañante de un proceso de Coaching y que aportan un escenario y una vivencia al cliente que aceleran mucho el proceso. Son cruciales en la toma de conciencia de comportamientos, emociones y respuestas. Nos brindan la posibilidad de traer el futuro al presente y con ello fortalecer los planes de acción, la motivación y determinación a la hora de conseguir sus objetivos, sus cambios en sus vidas, etc.

La neurociencia ha demostrado que nuestra mente funciona y fija emociones, recuerdos, etc. con símbolos. En una sesión de Coaching con caballos todo son símbolos, asociaciones y metáforas. Y todo ello en un entorno en el que el cliente es capaz de conectar mejor consigo mismo, en plena naturaleza. El caballo no nos juzga, no nos pide cuentas, nos acepta como somos y reacciona a lo que proyectamos. Nos pone delante un espejo cuando somos incoherentes, cuando dudamos o no sabemos qué hacer y nos refuerza cuando estamos alineados.

La gran obra de teatro a modo de metáfora que vive el cliente durante la sesión de un proceso de Coaching con caballos es realmente brutal. El cliente vive en primera persona y en ocasiones como espectador su realidad. Ello acelera la toma de consciencia de comportamientos, limitaciones basadas en hechos no objetivos, resentimientos, mochilas ajenas, decisiones que provienen de otr@s, herramientas, talentos y habilidades que se poseen, etc. de los que en ocasiones no se es consciente y que van directamente ligados a emociones.

Todo ello potencia mucho más la posibilidad del cliente dentro de un proceso de Coaching de ser capaz de tomar decisiones por un@ mism@, de ser l@s líderes de nuestra propia vida y de diseñar planes de acción para conseguir obtener lo que deseamos o realizar los cambios necesarios para quitar o dejar de tolerar lo que no nos gusta, aprender a respetarnos y que nos respeten, acompañar en un proceso de duelo, cambios en el trabajo, etc.

 

El Caballo: el mejor espejo en el que mirarte

sesion_oscar_3

 

Responder

You are donating to : Equiemotions

How much would you like to donate?
€10 €20 €30
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
Loading...